Leyenda Ecuatoriana: El Huiña Huilli de Bolívar

Blog de pachamama
Me ha encantado encontrar esta leyenda, porque recuerdo muy bien, cuando mi tía Aurora que es profesora de escuela en Chillanes, nos la contaba a mis primas y a mí cuando ibamos a visitarla en el pueblo. Espero que también les guste.

HUINA GUILLI Leyendas Ecuatorianas Ilustracion de Roger YcazaCuentan que, durante una noche oscura,  José, un jugador de cartas tramposo,estaba retornando a su casa con los bolsillos llenos de dinero. La gente del pueblo donde hacía sus trucos sucios, harta de su presencia, decidió entregarle una botella llena de luciérnagas que lo iluminara por los senderos, para apurar su partida. Sin agradecer a nadie, José inició su caminata entre la niebla de los páramos de Quisapincha, cuidándose de no caer en la quebrada de Las Lajas.

De repente, desde la oscuridad insondable de la quebrada, el llanto de un bebé llegó a sus oídos. Aunque a este vividor no le interesaba ayudar a nadie, los lloriqueos desesperados le conmovieron tanto que  descendió hasta ubicar la fuente del sonido. Mientras bajaba, soltó la botella de luciérnagas, que se rompió y lo dejó  sin ninguna luz de guía. Encontró al infante, lo arropó en su poncho y, casi en el acto, este dejó de llorar.  En el ascenso,  José notó, extrañado, que la parte de su pecho, donde el niño estaba apoyado, empezó a calentarse, como una plancha de carbones encendidos.  Intentó dejar al bebé en el suelo, pero sintió que una garra se le clavaba en el tórax. Horrorizado, escuchó que la criatura, con una voz gangosa y retumbante, le decía: “Ya te tengo”. 

Regresó a ver su rostro y distinguió únicamente el brillo de unos colmillos afilados. “Ya te tengo y te voy a matar”- gritó el engendro. José, sorprendentemente, preguntó: “¿Por qué?”. El monstruo le respondió: “Porque eres una peste, eres egoísta”. Muerto de miedo, José se desmayó. Al siguiente día, despertó cuando el sol ya estaba muy alto. Convencido de que todo había sido un sueño, empezó a caminar  hacia su pueblo. Escuchó, entonces, el llanto del bebé. Corrió aterrado, sin mirar atrás, y prometió que jamás volvería a robar y que ayudaría a quien se lo pidiera.

Nota: Especial mención a esta ilustracion de Roger Ycaza, verán que muchas de las ilustraciones de esta recopilación de leyendas son suyas.
  • 5
  • 1
  • Compartir en Facebook

2 comentarios

avatar
Verdad que sí!, nuestras leyendas son muy interesantes. Puedes ver más en mi blog. Hay leyendas de todas las regiones del Ecuador.
Para escribir comentarios debes registrarte.